Un tercio de los niños del área de Vigo acuden a su centro de salud y solo el 10% necesitan empastes

La escasez de recursos que sufren muchas familias a consecuencia de la crisis no ha provocado un incremento de pacientes en los dentistas de la sanidad pública. Independientemente de la situación económica, estos profesionales de los centros de salud ya solían tener un importante volumen de pacientes, fundamentalmente niños y mujeres embarazadas, puesto que son los dos colectivos que prioriza la cartera de servicios en el ámbito de la salud bucodental. El año pasado, los 21 odontólogos y 19 higienistas de Atención Primaria del área de Vigo atendieron a un total de 25.668 menores de 14 años, lo que representa un 35% de los casi 73.000 niños en edad pediátrica censados en la zona.
Las dolencias más frecuentes son las de las encías y las caries. En este sentido, solo entre el 8 y el 10% de los menores que acuden al dentista de los centros de salud vigueses necesitan algún empaste –se hacen en piezas definitivas, nunca en dientes de leche–. El Sergas realiza obturaciones desde 2008 y únicamente a escolares de 6 a 14 años. Mientras que en 1990 la prevalencia de caries en niños de 12 años (inicio de la dentición definitiva) era de un 90,2%, en 2005 esta cifra se redujo al 52,67%.
Los odontólogos destacan el descenso de la incidencia de caries y por tanto la mejora del estado de salud bucodental de los escolares en los últimos años, una tendencia que se debe al programa específico dirigido a los más pequeños, con revisiones cada seis meses, y a que cada vez acuden al especialista a edades más tempranas. Actualmente los padres ya suelen llevar a sus hijos a hacerse el primer control dental a los 2 años de edad, mientras que hace una década acostumbraba demorarse hasta los 8.
Cartera de servicios
Aparte de las revisiones y los empastes, los odontólogos de los centros de salud realizan otras actividades preventivas y curativas a pacientes en edad infantil. Efectúan sellados –para prevenir caries en piezas definitivas– y limpiezas bucales. Este servicio (tartrectomía) también se realiza a las mujeres gestantes, que tienen derecho a revisiones cada tres meses.
En cuanto al resto de adultos, la cartera de servicios se ciñe a consultas para diagnosticar lesiones bucodentales, quistes o tumores y al tratamiento de procesos agudos, incluyendo las extracciones dentarias (los empastes no). En el caso de dolencias graves, el odontólogo deriva al paciente al servicio de Cirugía Maxilofacial, que se centraliza en Povisa para todo el área sanitaria de Vigo. Al igual que en las unidades de salud bucodental, los cirujanos maxilofaciales tampoco han apreciado un aumento de pacientes con motivo de la crisis –tradicionalmente la odontología es una especialidad con muchos usuarios en la privada–.