Sólo el 26% de los ancianos acuden al dentista una vez cada seis meses

Sólo el 26 por ciento de las personas ancianas acuden al dentista una vez cada seis meses, según el estudio anual sobre ‘Prevención e Higiene en España’ realizado por Vitaldent, en colaboración con la Universidad de Murcia.

Visitar la consulta de un profesional cada semestre es la recomendación establecida, tal y como se recuerda con motivo de la celebración el 1 de octubre del Día Internacional de las Personas de Edad.

Este es el colectivo que más problemas de salud bucodental padece, algo que se produce debido a que el 77 por ciento de ellos considera que son suficientes sus visitas al dentista. Además, únicamente el 51 por ciento se cepilla los dientes después de cada comida.

Todo ello se traduce en que el 78,7 por ciento cree que tiene problemas de salud en su boca. Por esta razón, el especialista en odontología Gustavo Camañas ofrece diez consejos para mantener una correcta higiene bucodental y evitar la pérdida de piezas dentales.

El primero de ellos es el citado de acudir a las revisiones de manera frecuente, ya que los mayores son «especialmente propensos» a sufrir alteraciones bucales relacionadas con el uso de prótesis, la ingesta de medicamentos, o enfermedades sistémicas.

Además, apuesta por el cepillado tras cada comida, «especialmente antes de dormir», y es que, en ese momento, «la salivación disminuye y los dientes están menos protegidos frente a las bacterias que producen las caries». A ello se une la necesidad de una limpieza bucal completa.

Para Camañas, también es positivo cuidar la dentadura postiza, y tenerla limpia y ajustada; así como usar un dentífrico especial, ya que las personas mayores «son más propensas a sufrir de sensibilidad dental». En este sentido, resalta también la importancia de emplear enjuagues bucales e ingestas de agua debido a que «la sequedad bucal o xerostomía es otro de los trastornos más comunes».

Otros aspectos que el experto subraya son «consumir alimentos que sean fáciles de masticar, usar cepillos eléctricos, reemplazar éstos cada tres meses y, por último, mantener una comunicación permanente con el odontólogo».

Fuente: Europa Press