El Colegio participa en la Campaña de Salud Oral y Embarazo

Slider campañaEl Colegio de Dentistas de Pontevedra y Ourense tomará parte en la “II Campaña de salud oral y embarazo” que se desarrollará en toda España durante los meses de junio y julio, organizada por el Consejo General de Dentistas.

Todas las clínicas dentales participantes realizarán revisiones bucodentales gratuitas a las embarazadas que lo deseen. Para ello, solo será necesario entrar en la página www.saludoralyembarazo.es, localizar la clínica dental más cercana, y llamar por teléfono para solicitar una cita.

De esta forma, las pacientes serán sometidas a una valoración clínica, facilitándoles información del riesgo que tienen de padecer alguna enfermedad bucodental y del tratamiento más recomendable en cada caso. Además, tendrán acceso a la Guía Práctica sobre salud oral y embarazo y a folletos donde podrán encontrar las recomendaciones para el cuidado de su salud y la del recién nacido, así como consejos para tener una alimentación saludable.

Los responsables de esta iniciativa advierten que visitar al dentista, al menos una vez y preferiblemente durante el segundo trimestre del embarazo, debe formar parte de los cuidados a seguir por toda embarazada para tener una buena salud integral. Una adecuada salud bucodental durante esta etapa también tiene un impacto positivo, no solo en la salud de la madre sino también en la del bebé.

En cuanto a los cuidados básicos, es importante mantener una correcta higiene dental, una dieta equilibrada, evitar el tabaco y controlar la diabetes. De esta forma se pueden prevenir los principales problemas dentales propios del embarazo como son la caries -que puede aparecer sobre todo al final de la gestación y durante la lactancia debido a los cambios en la composición de la saliva- y la gingivitis del embarazo, que afecta a entre el 60 y 75% de las mujeres y que puede aumentar el riesgo de tener partos prematuros.

 

Medidas preventivas

En cuanto a las medidas preventivas, deben centrarse principalmente en el control de la caries, la gingivitis y el tratamiento de la infección aguda. También, ante una situación de dolor, infección, urgencia, caries o enfermedad periodontal, lo recomendable es que el tratamiento no se demore por causa del embarazo.

El uso de amalgama o resinas compuestas para la caries no supone ningún riesgo ni para la embarazada ni para el futuro bebé y los tratamientos no quirúrgicos para la enfermedad de las encías son también seguros y efectivos.

Al igual ocurre con las radiografías que, aunque debe evitarse su uso en los controles rutinarios, no están contraindicadas siempre que se adopten una serie de precauciones necesarias como son proteger el abdomen y el cuello de la embarazada con un delantal y collarín de plomo. Asimismo, hay que señalar que las radiografías digitales -cada vez más utilizadas en Odontología- emiten una radiación menor que las placas convencionales.

En cuanto al óxido nitroso, utilizado para la sedación del paciente, tampoco representa riesgo para la salud siempre que el especialista adopte unas mínimas medidas preventivas. La mayoría de fármacos requeridos para el tratamiento dental, incluidos los antiinflamatorios, antibióticos o anestésicos locales comunes también pueden utilizarse de forma segura.

Por otro lado, hay que señalar que las nauseas y vómitos que sufre entre el 75 y 80% de las mujeres durante los primeros meses de la gestación pueden producir erosión del esmalte dental.

En lo que al recién nacido se refiere, los dentistas inciden en que la caries sigue siendo la enfermedad crónica más frecuente en la infancia y, al tratarse de una enfermedad bacteriana infecciosa, es necesario tomar las medidas oportunas para prevenirla.

En el 70% de los casos en los que se transmite la caries al recién nacido hay una relación genética bacteriana entre madre e hijo. Pero, además de la genética, también hay un riesgo muy elevado de transmitir las bacterias causantes de la caries a través de la saliva con hábitos como el de utilizar la cuchara del bebé para probar la comida, chupar el biberón o chupete, y a través de los besos. Por eso los dentistas recomiendan que los progenitores se sometan a los tratamientos restauradores necesarios así como realizar terapias antisépticas y con fluoruro. Además, una correcta higiene oral y adoptar hábitos saludables en el bebé ayudarán a prevenir la caries infantil.