El Chuac crea una unidad para niños con labio leporino

El Hospital Teresa Herrera de A Coruña, integrado en el Chuac, presentó la Unidad de Fisuras Labio-Palatinas y otras anomalías faciales, impulsada para ofrecer un «tratamiento integral», según señaló su coordinador, Jesús Caramés, a los niños que nacen con esta malformación congénita, uno de cada 2.000 recién nacidos vivos, y que suelen necesitar una media de ocho a diez cirugías antes de alcanzar la mayoría de edad. El motivo de las constantes intervenciones es que al 30 % de estos enfermos no se le desarrolla con normalidad el tercio medio de la cara, y de ahí la necesidad de corregir el problema con distintas operaciones a lo largo de su infancia.

La unidad multidisciplinar, de la que solo existen cuatro similares en el resto de España, según subrayaron sus impulsores, se caracteriza por poner a disposición de los afectados todos los recursos sociosanitarios para una patología que va mucho más allá de la afección estética, puesto que se trata de niños que suelen presentar problemas importantes para, por ejemplo, el desarrollo del lenguaje y, además, «son vulnerables desde el punto de vista psicosocial», recalcó Diego Vela, jefe de cirugía pediátrica.

Es por ello que, junto con los cirujanos pediátricos y maxilofaciales, con José Luis López Cedrún al frente, en la unidad se incluyen desde psicólogos a foniatras, logopedas, otorrinos, pediatras, ortodoncistas, enfermeras y obstetras, puesto que «muchos de los pacientes llegan cuando todavía están en el seno materno», explicó Vela.

La unidad, que ha editado una guía para el manejo de los pacientes, interviene en la actualidad a una media de treinta pacientes complejos al año, cifra que esperan aumente con la llegada de pacientes de toda Galicia.

 

Fuente: La Voz de Galicia. 27-II-2013