Finalidad

Los tratamientos ortodóncicos tienen como finalidad:

  • La recolocación dentaria.
  • En algunos casos, influir sobre el desarrollo de los maxilares ( ortopedia dentofacial ) para conseguir en el paciente una mejoría de la función y, en lo posible, de la estética.
  • A veces, un alineamiento de los dientes para facilitar la colocación de una prótesis o la higiene dental.
  • En ocasiones persigue un propósito estético.

Objetivos

  • Nivelar los dientes.
  • Optimizar su recíproca intercuspidación.
  • Evitar disarmonías oclusales funcionales.
  • Durante el periodo de crecimiento facial, modelar el desarrollo de los maxilares.
  • Mejorar la estética hasta donde los procedimientos ortopédicos u ortodóncicos lo permitan (a veces se requiere, además, cirugía ortognática y/o cirugía estética ).

Naturaleza del tratamiento

Para conseguir estos fines existen muchas alternativas técnicas de tratamiento:

  • La más habitual es la ortodoncia fija (también con distintas submodalidades).
  • Se puede emplear, para casos concretos, ortodoncia removible : placas móviles activas, aparatos ortopédicos bucofaciales, dispositivos flexibles, etc.
  • En muchas ocasiones hay que combinar varios de estos tratamientos.

Previamente a decidir el plan de tratamiento el paciente deberá someterse a una serie de pruebas previas entre las que se incluyen varias radiografías, y puede ser necesario repetirlas a lo largo del tratamiento.

El plan de tratamiento y su duración varía notablemente de un caso a otro. Además, puesto que el tratamiento trascurre durante un tiempo largo y en ese periodo puede ocurrir que una variación imprevisible del crecimiento óseo facial o alguna modificación en la erupción dentaria, en ocasiones puede ser necesario cambiar el plan de tratamiento . Esto puede suponer su mayor duración o incluso requerir en ocasiones la extracción de dientes definitivos para conseguir más espacio o de dientes temporales para controlar la erupción dentaria.